Mascarilla de Tomate para Piel Firme

Mascarilla de Tomate para Piel Firme

June 11, 2019
Categories: 

Una mascarilla de tomate en el rostro una vez a la semana te dará la oportunidad de tener una piel más firme, suave y luminosa.
 

Ingredientes

Un tomate pequeño maduro

3 rodajas de pepino

Un disco de algodón
 

Pasos a seguir

Retira la piel del pepino y lávalo con agua para eliminar restos de residuos.

Haz lo mismo con el tomate.

Divide los dos ingredientes en varios trocitos y colócalos en el interior del vaso de la batidora.

Bátelos durante unos segundos y, cuando se hayan transformado en zumo, aplica el jugo sobre la piel limpia y seca con la ayuda de un disco de algodón y con suaves toques.

Deja que esta mascarilla de tomate y pepino actúe durante unos 15 minutos.

Pasado un cuarto de hora retírala con agua fría o tibia, seca el rostro con una toalla suave y aplica tu crema hidratante de uso habitual. Si quieres beneficiarte aún más de las propiedades presentes en el tomate puedes nutrir el cutis con la crema hidratante de tomate bio de Armonía, que es ecológica y natural.

Si te sobra parte de esta mascarilla casera puedes guardarla en la nevera, ya que así se conservará alrededor de tres días en buen estado.  
 

Beneficios del tomate para la piel

- Aportar firmeza y tersura al cutis y evitar la aparición de flacidez.

- Proteger la piel de los efectos dañinos de los rayos ultravioleta, aunque es fundamental combinar el uso de mascarillas de tomate con la aplicación de una crema con un elevado factor de protección solar.

- Acabar con las rojeces y las irritaciones y refrescar la piel, por lo que puede ser muy útil para aliviar los síntomas propios de las quemaduras solares.

- Eliminar las espinillas y los puntos negros a causa de su riqueza en propiedades limpiadoras y astringentes.

- Atenuar las manchas de la piel, ya que el tomate también contiene vitamina A, un potente antioxidante.

- Favorecer la producción de colágeno, una sustancia que está presente en el organismo de manera natural pero que se va perdiendo con el paso de los años. ¿Una de sus funciones? Mantener la piel tensa, firme y elástica.