Genios del barrio

genio

May 14, 2019

¿A quién no le gustaría echarse una siesta y mientras el aire te refresca te acarician la espalda? Muchos están pensando esto que nos estas contando debe de tener un alto costo, pues mi amigo no tanto. Con un poquito de dinero y mucha imaginación este muchacho lo logro. Solo se necesita un abanico un palo delgado y una mano de cartón que más quieres mi amigo.

Tags: